sábado, 14 de mayo de 2011

LIDERAZGO EN ACCION

 La supervisión educativa



Una de las tareas más importantes, difícil y exigente dentro de cualquier empresa, es sin duda alguna la supervisión del trabajo ajeno. Por estar dentro de nuestra competencia profesional es una actividad embarazosa tanto para quien la realiza como para quien la recibe, pero puede lograrse en la medida en que entendamos su necesidad y los beneficios que de ella pueden obtenerse cuando se efectúa correctamente.
No obstante las constantes deliberaciones, reflexiones, libros de textos, artículos, folletos...dirigidos a analizar la supervisión dentro del campo educativo, siempre queda la interrogante de si realmente existe la "Supervisión". Es frecuente escuchar declaraciones como las siguientes: "En mi escuela no hay supervisión", "No me gusta que me supervisen", "La supervisión es puro papeleo", "Cuando me supervisan sólo se resaltan los aspectos negativos no se me orienta"... Estas y otras expresiones revelan en cierto modo la ignorancia, los prejuicios, la confusión ocasionada por el desconocimiento del propósito primordial de la supervisión educativa.
La educación contemporánea hoy en día es considerada como una empresa donde se sustenta y dirigen los valores humanos, si a esto agregamos los avances sociales, económicos y tecnológicos, es un imperativo que la educación marche al ritmo de la época, en consecuencia, quienes tienen la responsabilidad de ejercer funciones directivas y de orientación no pueden permanecer al margen de dichos adelantos, así como tampoco de permanecer estáticos en sus procedimientos, pues esta actitud equivaldría a un retroceso.
La Supervisión es un ente identificable que ha dado origen a innumerables definiciones y actitudes conflictivas dentro de la educación, pero todos coinciden en considerarla como el eje que impulsa las acciones de mejoramiento y perfeccionismo del currículo; su papel fundamental es el de determinar situaciones, descubrirlas y emitir juicios sobre cómo debe procederse en cada caso, mejor dicho es el mejoramiento de la instrucción la evaluación del docente, el liderazgo del currículum y la administración escolar.

Variadas son las opiniones en cuanto a los objetivos de la supervisión y como ésta debe realizarse, ejemplo de ello lo constituye la controversia que en torno a la supervisión "Científica" y la "Democrática", se plantean. Por otra parte, aunque se reconoce su importancia, siempre se mantiene una actitud de recelo considerándola en algunos casos como ineficaz y otros como dañina pues obstaculiza el trabajo docente; al respecto dice KIMBALL WILLES:
"La palabra supervisión tiene diferentes significados. La persona que lee u oye esta palabra la interpreta de acuerdo a sus experiencias, necesidades y propósitos. Un supervisor puede considerarla como una fuerza positiva para el mejoramiento de sus programas; un maestro puede verla como una amenaza a su individualidad; otros puede pensar en ella como fuente de ayuda y apoyo".



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada